¡Yoga Kundalini para creativos!

Experimentamos una tarde diferente de encuentro y relajación.

Noticias Mezcla

El equipo se disponía a apagar los servidores centrales cuando notaron que el laboratorio de pruebas estaba perfectamente decorado con mats de Yoga y mantas. Uno de los agentes preguntó bromeando si estábamos listos para tomar clases de vuelo sobre alfombras, lo que originó risas generalizadas entre los agentes. En cuestión de minutos, nuestros Mezclines se liberaron de calzado y trajes espaciales para tomar la posición de loto, curiosos por esta nueva aventura. 

Dos Damas de Luz ingresaron a la oficina principal irradiando una energía revitalizadora por todo el lugar. Vestidas de blanco y el característico turbante Kundalini, con un par de palabras dieron inicio a una ceremonia mística. A petición de las damas, el equipo de Mezcla cerró sus ojos, entregándose por completo a sus sentidos mientras un ligero aroma a flores se adueñó del lugar. 

 

Con los primeros ejercicios, llegaron los cánticos y palabras hasta el momento desconocidas por nosotros: “Ong namo guru dev namo”, la invocación a la sabiduría celestial y contacto con el Creador. Maravillados por la armonía reinante en el laboratorio, la meditación no se hizo esperar. De pronto un puente místico conectó con el equipo, bastando solo minutos para que muchos cerraran sus párpados para entrar en contacto consigo mismos. 

La actividad continuó durante una hora, entre suspiros, silencio y una calma sin igual. El aroma a flores se hacía más intenso mientras el equipo lentamente abría sus ojos. Todos miraron a su alrededor, sonrientes y curiosos. 

 


La Damas de Luz preguntaron a los presentes cómo se sintieron, a lo que nuestro equipo comentó que renovados, ligeros, como si una nueva fuerza navegara por el cuerpo. 

En los ventanales el sol se ocultaba bajo la altura de los edificios y las copas de los árboles, mientras se preguntaban qué había sido ese perfume de flores que cubrió el laboratorio. Preguntas más, preguntas menos, lo cierto es que los Mezclines se retiraron sonrientes a sus hogares. Al día siguiente descubrieron músculos que no sabían que existían, pero enfrentando un nuevo día de desafíos con la energía de la luz en su interior. 

Ver Anterior