De Patienquincha y “Vanidad”

Más que una expresión artística, la música es el resumen de historias y anécdotas, de sentires de una época y melodías dispersas en el inconsciente colectivo a la espera de ser rescatadas.

Noticias Mezcla

En medio de esta modernidad que nos envuelve, está De Patienquincha, una agrupación musical nacida de la camaradería de sus músicos para acompañar con acordes la valorización de la música nacional. Años luego de esta unión, bajo el financiamiento del Fondo para el Fomento de la Música Nacional, nacería su primera producción discográfica.

“Vanidad” es el nombre que acompaña el disco, un proyecto de rescate patrimonial y musical, cuyo diseño fue desarrollado en cooperación con Chucao Producciones y Estudio Mezcla, bajo la dirección de Christian Hidalgo. De acuerdo con Pati Díaz Vilches, voz de la agrupación, esto “supuso un reto más allá de arreglos musicales”. Esta producción discográfica “nace de un investigación a través de repertorios musicales compuestos entre 1930 y 1950, donde hallaremos canciones de autoría y otras anónimas, todas reflejos de un Chile antiguo que escapa del olvido”.

En la recopilación encontraremos distintos géneros musicales, como vals, tonada, habanera, cueca, boleros, slow fox y mapuchina. “Todas estas piezas fueron compuestas por mujeres como Petronila Orellana y Derlinda Araya y destacados compositores como Luis Bahamondes, Carlos Ulloa, Fernando Lecaros”, narró Marco Palma, director y guitarra de la agrupación. Por su parte, Pati acota que durante años se dedicaron al rescate de piezas discográficas folclóricas chilenas, “esa historia desconocida del sentir popular y nuestras raíces”.

La experiencia de Mezcla

A esta aventura, se sumó Mezcla, acompañando el diseño del disco en físico a través de la visión y sentir de Christian Hidalgo, nuestro director de arte y amante de la cueca. “Con De Patienquincha nos involucramos en el rescate mismo, en transmitir a través del diseño el espíritu, ese sentir folclórico, la cosa de la cueca, el sentir sus historias, la amistad, el amor, el campo”, afirma.

Por su parte, Pati nos comparte su experiencia con el disco en sus manos. “En un principio no teníamos claro lo que queríamos, solo conversaciones entre amigos. Trabajar con Mezcla y con Christian nos abrió las puertas, significó llegar a un diseño de manera veloz, gracias a la constante comunicación del equipo y la agrupación”. A esto, agrega que la primera vez que vieron la propuesta “quedamos deslumbrados”, pues “se nota a simple vista que hay un trabajo bastante fino, en detalle y profundidad, exactamente lo que buscábamos cuando iniciamos esta aventura con Vanidad”.

Para la agrupación, en un mundo más digital, el diseño del disco físico debía acompañar este rescate musical.“Si íbamos a tener un disco, queríamos que éste tuviera un fin, y gracias a Mezcla lo logramos. Una sinergia desde el primer momento y un resultado que conjuga espíritu y sentir folclórico, como cuando uno se toma una copa de vino que va de la mano con su etiqueta”, afirma sonriente.


El disco en perspectiva 

Entender los objetivos y necesidades de nuestros clientes es relevante para construir una propuesta. En el caso De Patienquincha, más que el contenedor de un disco, desarrollamos un objeto de diseño que homologara una serie de principios estéticos, gráficos y conceptuales propios de los años 1930 y 1950, como parte de este rescate patrimonial desde el diseño. Aquí integramos técnicas de foto-pintado para ilustrar a los integrantes y una serie de objetos de época que representan a la agrupación, ilustrados en cuadros que acompañan la portada y un póster desplegables. Todo esto integrado en un fondo que simula el papel tapiz, como representación de un hogar chileno a mediados del siglo XX.

De igual manera se integraron al diseño elementos más clásicos, como una tipografía Serif y el azul marino, tonos de blancos y dorados como paleta cromática para alcanzar una estética formal, con presencia y elegancia. Fue a partir de esta conceptualización que propusimos “Vanidad” para el naming del disco, bautizando así el proyecto De Patienquincha.

El objeto de diseño también consistió en un desplegable, para que los poseedores del disco pudieran conocer a profundidad la agrupación y el proyecto musical a través de sus distintas solapas. En estos espacios se hace alusión a los integrantes, su historia, el proyecto, músicos invitados y agradecimientos. Al abrirse el desplegable, los usuarios podrán entrar en contacto con fotografías y foto-pintado de la agrupación, tanto en individual como juntos, generando una armonía de todos los elementos y conceptos que componen el disco, logrando una estética moderna que transcienda en el tiempo.

Fiestas patrias y cueca para rato

En vísperas de la celebración de nuestras fechas patrias, nuestro estudio se convirtió en una pequeña sala de conciertos donde De Patienquincha nos regaló un poco del repertorio musical que compone Vanidad. Mientras se cocinaba un asado, los acordes y punteos iban y venían mientras las voz de Pati entonaba cuecas populares como “Tuve amor y no lo tuve” y “Viva el dieciocho”. 

Ver Anterior

Versiguiente